<h2>HERIDAS DEL VIENTO de VIRGINIA MENDOZA BENAVENTE</h2>
<p align="center"><img src="https://imagessl5.casadellibro.com/a/l/t5/25/9788415958925.jpg"; width="200" alt="Búsqueda de libros electrónicos de descarga gratuita HERIDAS DEL VIENTO"><br><br>
<a href="http://get-pdfs.com/download.php?group=libro&from=tribe.so&id=18998&lnk=MjAyMS0wNS0wOA--"; target="_blank"><img alt="Descargar HERIDAS DEL VIENTO PDF" src="https://i.imgur.com/wjgLeNP.gif"></a>;
</p>




<p></p>
<p><br></p>

<p>
<b>Ficha técnica</b>
<ul>
<li>HERIDAS DEL VIENTO</li>
<li>VIRGINIA MENDOZA BENAVENTE</li>
<li>Número de páginas: 264</li>
<li>Idioma: CASTELLANO </li>
<li>Formatos: Pdf, ePub, MOBI, FB2</li>
<li>ISBN: 9788415958925</li>
<li>Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES </li>
<li>Año de edición: 2018</li>

</ul>
</p>
<p></p>
<p><b><a style="color: blue;" href="http://get-pdfs.com/download.php?group=libro&from=tribe.so&id=18998&lnk=MjAyMS0wNS0wOA--"; target="_blank">Descargar eBook gratis</a></b></p>

<p><br></p>
<p><br></p>
<p></p>
<p></p>
<p></p>
<h3>Búsqueda de libros electrónicos de descarga gratuita HERIDAS DEL VIENTO</h3>
<p>
<h4>Overview</h4>
<p>Armenia, el país en el que todo es posible, el país que, como eterna Arca de Noé, pone a resguardo de tempestades humanas y de las otras, variopintas especies de su cultura milenaria. Allí se convive con una historia extravagante en la que persas, árabes, mongoles, turcos y rusos han querido llevar el timón. Aún hoy Armenia, el viejo país de cuatro mil años, el primero de la cristiandad, el que ejerce de bisagra entre oriente y occidente, mantiene más del doble de su población en la diáspora. Ser armenio significa ser superviviente: guerras, invasiones, terremotos, masacres y un pavoroso genocidio que se llevó un millón y medio de vidas, según sus cuentas.

Este libro habla de historias imposibles, pero ciertas. Personajes que levantan hoy el país con mucho amor y mejor humor. Virginia Mendoza entra en sus casas y comparte mesa con algunos de los últimos supervivientes de ese genocidio, visita a los yazidíes que rinden culto a Melek Taus, el Ángel Pavo Real, o a los cristianos molokanes, bebedores de leche; habla con la viuda del constructor de un templo subterráneo para salvar a la humanidad del fuego; nos presenta a los homenajeadores de Jachaturian y a la nieta de una esclava. Voces sabias, a veces llenas de melancolía, pero siempre esperanzadas. No deja de ser una ironía amarga que el símbolo de su identida...</p>
</p>